6 Ventajas de la virtualización – Casos reales

La virtualización se basa en unir, integrar, mejorar.

Unir: En los centros de computo por lo general vemos una gran cantidad de máquinas fisicas corriendo un servicio por máquina, dejando de utilizar todo el poder de los procesadores actuales. El administrador de infraestructura se siente orgulloso (y con razón) de que sus 30 servidores funcionan como un reloj, pero si una máquina falla por lo general no se tiene un segundo servidor que pueda reemplazarlo.Con virtualización puedo migrar o recuperar un backup en una nueva máquina para no tener largos tiempos muertos.

En ocasiones en un solo servidor (sin importar su tamaño) se encarga de 1 o 2 aplicaciones corriendo dentro de ella. Por ejemplo la pagina de tu compañía esta corriendo sobre 1 máquina física? Que % de uso de CPU está en uso?

Lo que un sysadmin por lo general implementaría en el anterior ejemplo es un servidor con poca memoria como para no desaprovechar mucho la máquina (estoy hablando de una pagina simple… nada de alto trafico / aplicaciones)

Si se virtualiza un número de esos sistemas infrautilizados en un solo servidor físico, se ahorrará energía, espacio, capacidad de refrigeración y administración, debido a que se ha reducido el número de servidores físicos.

Algunas ventajas de la virtualización son:

Aislamiento: las máquinas virtuales son totalmente independientes, entre sí y con el hypervisor. Por tanto un fallo en una aplicación o en una máquina virtual afectará únicamente a esa máquina virtual. El resto de máquinas virtuales y el hypervisor seguirán funcionando normalmente.

Un hipervisor (en inglés hypervisor) o monitor de máquina virtual (virtual machine monitor) es una plataforma que permite aplicar diversas técnicas de control de virtualización para utilizar, al mismo tiempo, diferentes sistemas operativos (sin modificar o modificados en el caso de paravirtualización) en una misma computadora. Es una extensión de un término anterior, “supervisor”, que se aplicaba a kernels de sistemas operativos. (Tomado de wikipedia – mas info: google)

Seguridad: cada máquina tiene un acceso privilegiado (root o administrador) independiente. Por tanto, un ataque de seguridad en una máquina virtual sólo afectará a esa máquina.

Flexibilidad: podemos crear las máquinas virtuales con las características de CPU, memoria, disco y red que necesitemos, inclusive especificando a que “vlan” debe estar conectada, sin necesidad de “comprar” un servidor con esas características. También podemos tener máquinas virtuales con distintos sistemas operativos, ejecutándose dentro de una misma máquina física.

Agilidad: el despliegue o creación de una máquina virtual es un proceso muy rápido, básicamente la ejecución de un comando. Por tanto, si necesitamos un nuevo servidor lo podremos tener casi al instante, sin pasar por el proceso de compra, configuración, etc.

Portabilidad: toda la configuración de una máquina virtual reside en uno o varios ficheros. Esto hace que sea muy fácil clonar o transportar la máquina virtual a otro servidor físico, simplemente copiando y moviendo dichos ficheros que encapsulan la máquina virtual.

Recuperación rápida en caso de fallo: si se dispone de una copia de los ficheros de configuración de la máquina virtual, en caso de desastre la recuperación será muy rápida, simplemente arrancar la máquina virtual con los ficheros de configuración guardados. No es necesario reinstalar, recuperar backups y otros procedimientos largos que se aplican en las máquinas físicas.

Estas ventajas tienen un precio, que consiste fundamentalmente en una pérdida de rendimiento, es decir, una aplicación generalmente correrá más despacio en una máquina virtual que en un servidor físico.
La degradación dependerá de la tecnología de virtualización utilizada, de la configuración realizada a nivel hypervisor y de la propia aplicación.
Por regla general, las aplicaciones que más repercuten la pérdida de rendimiento son las que realizan operaciones frecuentes de entrada/salida.

Y el hardware?

Otro aspecto a tener en cuenta es que la máquina física deberá contar con suficiente memoria para poder arrancar todas las máquinas virtuales.
Si queremos crear, por ejemplo, 10 máquinas virtuales en un servidor físico y que estén funcionando simultáneamente, hay tecnologías que permiten hacerlo con 1 sola CPU física. Pero al menos necesitaremos 1 GB de memoria para cada máquina virtual, más la requerida por el hypervisor, lo que daría lugar a unos requerimientos de unos 12 GB de memoria. Es decir, necesitaríamos un servidor con 1 CPU y 12 GB de memoria (lo que es una configuración bastante extraña). Recordemos sin embargo que la mayoría de servidores actuales manejan procesadores de múltiples núcleos y algunas herramientas para virtualización permiten asignar por ejemplo a una máquina virtual múltiples núcleos.

En casa por ejemplo se pueden desplegar múltiples máquinas virtuales con el fin de realizar pruebas (instalar al mismo tiempo Windows y todas las máquinas Linux que queramos probar sin necesidad de formatear el disco duro con cada instalación)

Un comentario sobre “6 Ventajas de la virtualización – Casos reales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s