Montaña Rusa

Como un niño ilusionado con el parque soñé con las promesas que me hiciste.
Te pedí, con el corazón sudoroso en la mano, que no jugaras conmigo, que no me prometieras las estrellas cuando en tu corazón tenias dudas, creías que yo merecía ni una roca.
Como un niño esperanzado di vueltas en mi cama soñando con tus palabras resonando en mi mente.

Imaginé nuestro encuentro, visualice las frases que diría, el helado que acompañaría nuestra conversación, la montaña rusa que movería nuestro mundo, la adrenalina que subiría a nuestras mentes, el silencio antes de la caída en picada, la risa al final, la satisfacción obtenida.

A este niño ilusionado le prometiste fotos de la aventura, una historia en imágenes que se mantendría por la eternidad, te aseguro que las atesoraría como si de ello dependiera el futuro de la humanidad.

Juntos planeamos los detalles, acordamos el sitio, soñamos los pasos a realizar… pero me di cuenta que el único que estaba esperanzado con un viaje en esa gigantesca montaña rusa de tu corazón era yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s